25 dic. 2013

RECUERDO DE UNA LEJANA NAVIDAD


            Creo que desde niña he sido de derecha y nada socialista, tendría unos 5 años cuando mi mamita doña María Laura me vistió de pastorcita para el día de la noche buena, en mi tierra natal, Talara, por ese entonces, se celebraba la misa del gallo a las 23.00 horas para que justo a las 00:00 horas cantáramos y bailáramos para el niño Dios... mientras yo estaba vestida con mi falda raso negra, mi blusa blanca de raso con bobos, y mi cabello en unas trenzas adornadas de claveles, en casa, mi papito Catalino, con mis padres Jorge y Eusebia, arreglaban mi regalo de Navidad.
        Ese año fue el único y último año que me regalaron una muñeca que hiciera algo por si sola, recuerdo una caja grande con papel color caqui y un lazo de cinta satinada roja, lo rompí más rápido de lo que canta un gallo, la emoción me embargaba... oh desilusión, era una ñusta, de blusa roja con grecas de colores amarillo, verde y naranja, su falda negra con grecas de los mismos colores que su blusa, unos zapatos de plástico blancos, sus labios rosados, sus ojos negros intensos, sus trenzas con pompones, y su sombrero negro con más grecas, bueno ya estaba el regalo y debía ver que uso le daría; mi padre le coloco las pilas National; que eran las pilas que duran y duran, movió un pequeño botón en la parte de la nuca de la muñeca esta empezó a caminar, y luego mi padre le abrió la espalda donde me mostraba una pequeña caja con un disco color rojo, en una cara del disco estaba la canción a "La Aceituna", y en la otra cara una "oda a Velazco" agggg recuerdo que dije, mis padres, abuelos (papitos), mi tío Teodoro, mi primo hermano Jorge, mi tío Santos, y mi tía Teodora alargaron la risa, con la frase "está narices mochas, cuando no ella con sus ocurrencias"; de que el juguete me gusto pues diré que SÍ... pero mi curiosidad, empezó al finalizar de cantar la dichosa Ñusta, fui a la cocina a tomar una caja de fósforos "El Inti", encendí uno para que me diera luz para ver de donde venía la voz de la dichosa muñeca, ay si que he sido traviesa y osada, vi como mi linda Ñusta ardía en un instante, mi mamita con mi madre corrieron a ver porque gritaba "corran, corran que se quema Velazco"... pues la muñeca había fenecido con la tan horrible Oda al golpista.
Recuerdo que hubo un silencio prolongado y mi temor que mi madre me castigara por la travesura realizada, pero fue mi tío Teodoro que rompió el silencio "bueno los juguetes se han hecho para jugar y destruir, mi Paticha es una niña sana y como tal lo ha hecho" se escucharon unas risas jajajaja, uffff que alivio mi madre no me castigaría, pero si que no más volverían a regalarme cosas como esta, este día fue donde mi padre don Jorge empezó a regalarme a mis mejores amigos, LOS LIBROS!!!!
FELIZ NAVIDAD 2013 A TODOS LOS QUE LEAN ESTE RELATO, Y A LOS QUE NO TAMBIÉN ;)
Ireth Isildr, 16:50, 25/12/13