25 ago. 2012

PIEDAD QUE DUELE



Me dices quererme y me demuestras lo contrario,
mientras yo te busco,
tu me desprecias,
por más que trato dialogar tu silencio mata,
mi solidaridad te molesta,
mi llanto ni te interesa.

Mi sentir es tan ajeno para ti,
mi búsqueda es molestia en tu vida
pero la culpable soy yo,
por haber mal amado,
a quien nada deseaba conmigo,
a quien jamás respeto mi corazón,
a quien pisoteo mi alma,
a quien se limpió su desdén en mi cariño.
Hoy cuando todo lo sé
solo deseo que Dios
lo arranque de mi mente y mi corazón,
porque cada vez que habló para acercarme
y su desprecio lacera mi ser.
siento odio por mi no por él
siento desprecio profundo por mi estupidez
tan fácil decir sino me amas no te amo,
tan difícil aplicarlo en la realidad,
sé que tus huellas en mi piel ya se esfumaron
que mi ser no sabe ni el perfume de tu piel
hoy solo queda una gran soledad
queda grandes incertidumbres,
hoy cuando la muerte una noche
más me visita,
duermo junto a un cadáver,
si un cadáver que dice quererme,
pero no tiene el valor
de amarse y hablar con la verdad;
esa verdad que duele por la piedad
esa piedad que no me merezco,
duele más porque se que no es feliz
es feliz en brazos de otra,
y yo soy infeliz con su presencia,
ese dolor de él cala en mi,
al ver como se esconde cual ladrón
para escribirle, para hablarle,
porque el amor no se expresa
en libertad...
Hoy solo miro al cielo y digo
Señor,borra a ese ser de mi corazón.

Ireth Isildr,24/8/12; 23:50

23 ago. 2012

HOY

HOY

Hoy voy a limpiar mis maletas a desechar todo aquello que no se usa,
hoy voy a renovar mis ropas,
hoy debo dejar esas manías y rencores nacidos,
hoy voy a empezar de nuevo,
hoy daré oportunidad a los que me dicen quererme dejar que su cariño me llegue,
hoy voy a empezar de nuevo a vivir,
hoy voy a empezar a leer mi biblia,
hoy voy a empezar a escribir de nuevo,
hoy voy a empezar a dejar que las bendiciones fluyan,
hoy voy a dejar de confiar en los absurdos,
hoy voy a empezar amar,
hoy simplemente debo de levantarme y empezar de nuevo a caminar.
Ireth Isildr, 23/08/12, 10:46

10 ago. 2012

Mi esposa me recomendo salir con otra mujer



Después de varios años de matrimonio descubrí una nueva manera de mantener viva la chispa del amor. Había comenzado a salir con otra mujer, aunque debo reconocer que, en realidad, fue idea de mi esposa.

-Sabes que la amas - me dijo un día tomándome por sorpresa. La vida es muy corta, dedícale tiempo.
- Pero yo te amo a ti - contesté.
-Lo sé. Pero también la amas a ella.
La otra mujer a quien mi esposa quería que yo visitara, era mi madre, pero las exigencias de mi trabajo y mis hijos hacían que sólo lo hiciera ocasionalmente. Esa noche la llamé para invitarla a cenar y al cine.
-¿Qué te ocurre? ¿Estas bien? me preguntó.
Mi madre es el tipo de mujer que una llamada tarde en la noche o una invitación sorpresiva es indicio de malas noticias.
-Creí que sería agradable pasar algún tiempo contigo, le respondí. Los dos solos ¿qué opinas?
Reflexionó sobre ello un momento y respondió: Me gustaría muchísimo.
Ese viernes mientras conducía para recogerla después de mi trabajo me encontraba nervioso, pero a la vez muy feliz... Cuando llegué a su casa vi que ella también estaba muy emocionada. Me esperaba en la puerta con su viejo abrigo, se había rizado el cabello y usaba el vestido con el que celebró su último aniversario de bodas. Su rostro sonreía, irradiaba luz como un ángel.
-Les dije a mis amigas que iba a salir con mi hijo y se mostraron muy emocionadas, me comentó mientras subía a mi auto. -No podrán esperar a mañana para escuchar acerca de nuestra velada.
Fuimos a un restaurante no muy elegante, pero sí muy acogedor, mi madre se aferró a mi brazo como si fuera "La Primera Dama de la Nación". Cuando nos sentamos tuve que leerle el menú. Sus ojos sólo veían grandes figuras. Después de unos minutos, levanté la vista; mi madre sólo me miraba. Una sonrisa nostálgica se le delineaba en los labios.
-Era yo quien te leía el menú cuando eras pequeño ¿Recuerdas?
-Entonces es hora de que te relajes y me permitas devolverte el favor, respondí.
Durante la cena tuvimos una agradable conversación, nada extraordinario, sólo ponernos al día de nuestras cosas. Hablamos tanto que nos perdimos el cine. Saldré contigo otra vez, pero sólo si me dejas invitar, dijo mi madre, la besé y acepté la invitación.
-¿Cómo estuvo la cita? - quiso saber mi esposa cuando llegué aquella noche.
-Muy agradable, mucho más de lo que imaginé.
Días más tarde mi madre murió de un infarto. Al poco tiempo recibí un sobre del restaurante donde habíamos cenado mi madre y yo, la nota decía: “La cena está pagada por anticipado, estoy segura de no poder ir, pero igual pagué para ti y tu esposa, jamás podrás entender lo que aquella noche significó para mí. ¡Te amo!
En ese momento comprendí la importancia de decir a tiempo "TE AMO" y de darles a nuestros seres queridos el espacio que se merecen; nada en la vida será más importante que Dios y tu Familia, dales tiempo, porque ellos no pueden esperar. Si vive tu madre, disfrútala... si no... Recuérdala...
“Dios te puede perdonar, pero el Tiempo Nunca”