27 ago. 2015

A CARGAR EL VENADO (reflexión)


Hoy recordé una historia que escuche en mis años de juventud, mi mamita me la contó porque veía en mi, que siempre me quitaba lo que tenía para darle a los demás, sobre  todo a muchos que siempre esperaban de mi sin necesitar, pero que se habían acostumbrado a recibir de gratis, y la recordé cuando hoy cuando vi que lo hecho por una persona estaba tirado a la basura, de inmediato me enoje mucho, pero a la vez llegó una voz que me recordó "Sólo se valora aquello que se ha adquirido como resultado de nuestro trabajo, pues sólo cuidamos aquello que nos ha costado esfuerzo, sudor y sacrificio" Es un cuento que deberían leer los social confusos, caviares, y esos que predican igualdad sin respeto a los derechos de los demás, acá les comparto. 

La historia dice que: Estaba un hombre a la orilla del camino sentado en una piedra, bajo la sombra de un frondoso árbol; se le miraba triste y meditando cabizbajo. Casi, casi a punto de soltar el llanto. Así lo encontró su compadre y amigo de toda la vida, quien al verlo en semejante situación, le pregunto ¿cuál era el motivo para estar en una situación tan desesperante?.
- Compadre, ¡La desconsiderada es mi mujer! Ella es la culpable de mi situación, esta noche la desaparezco; pero que se muere, se muere.
Mire compadre, usted sabe que somos muy pobres y en mi humilde rancho la única forma de acompañar los fréjoles es con un pedazo de carne que consigo en el monte cuando salgo de cacería.
Me voy con mi escopeta para el monte donde paso varios días de penurias, arriesgando mi vida con tantos peligros, como al esquivar víboras y animales salvajes, soportando la terrible comezón de los piquetes de mosquitos, garrapatas, aguantar el frío de las noches que cala mis huesos.
Luego por fin, si la suerte me alumbra puedo cazar un venado; pero ahí no termina mi trabajo, aun tengo que cargarlo a mis espaldas todo el largo camino de regreso al pueblo, luego subir la cuesta de la loma para llegar a mi casa, ya estando cerca sin llegar aun aparece mi esposa la cual cuchillo en mano de inmediato inicia a repartir el venado entre vecinos, familiares, conocidos y desconocidos.
Que una pierna para doña Juana, que la otra pierna para doña Teresa, que un brazuelo para el pobre de don Marcial, que el otro brazuelo para mi comadre Susana, que el lomito para mis compadres, que las costillas para mi mamá, que las entrañas para don Manuel y así en dos o tres días de nuevo sin nada que comer, y de nuevo el tonto de Pancho una vez más de cacería.
- ¡Pero ya me cansé y esta noche la desaparezco!
El compadre después de meditar un momento, le dio la solución: - Invita a tu mujer a cargar el venado.
- ¿Qué?.
- Sí lleve a la comadre Veronica de cacería, no le diga nada de las penurias que pasa para llevar el venado a casa, no le hable de los caminos empedrados, ni los mosquitos, menos de los peligros, ni del frío, en si no le cuente nada de nada.
Solo invítela a la cacería para que disfruten juntos de los bellos parajes, del esplendor de las estrellas que a usted lo cobijan por las noches, de los manantiales cristalinos de los que beberán agua y reflejaran románticamente sus imágenes, cuente como si usted se divirtiera en la caza del venado, que los verá caminar como si fueran bailarines de ballet; del dulce canto de los grillos y pájaros silvestres...en fin dele unas larga y otras cortas para que se anime en acompañarlo compadre Pancho.
El compadre Pancho siguió el consejo y por supuesto la convenció. Veronica muy entusiasmada fue con falda larga hasta los tobillos, que poco a poco se le desgarraba con las púas en el camino; la blusa le quedó toda dañada, los zapatos se le rompieron por las piedras y las espinas la hicieron sangrar. El cabello se le maltrató, le quedó tieso como estropajo, se le pegaron las garrapatas por todos lados, los mosquitos hicieron festín de ella, las manos se le llenaron de ampollas y llagas por el abrirse el paso entre el espeso monte y estuvo a punto de sufrir una mordida de una víbora.
Por fin, después de tantos martirios encontraron un venado, Pancho sigiloso se acerca a su presa, localiza el blanco y justo lo liquida al escurridizo animal, con gran agilidad en su disparo el venado cae muerto. Veronica su mujer no cabía en júbilo pensando en que su sufrimiento había terminado, pero no era así, faltaba lo mejor.
- Ahora mi amo, mi Veronica, mi reina, quiero que cargues el venado para que veas lo bonito que se siente, le dijo Pancho. Él masticaba el sabor de su rabia, porque ahora ella sabría que es cargar el venado.
La mujer casi se desmaya ante la mirada asesina de Pancho su marido, pero ante la desesperación por regresar a su casa, ni para protestar tuvo aliento, cargó el venado en su espalda hasta su casa, casi muerta con las piernas temblando, jadeando y a punto de reventarse su corazón, llegó a su casa tiro el venado en la sala de su casa.
Sus hijos, vecinos, conocidos y desconocidos salieron a recibir a la pareja de cazadores y acostumbrados a la repartija, gritaron con alegría:
- ¡¡¡ Vamos a repartir el venado!!!
Veronica tirada aun en el piso, hizo un nuevo esfuerzo para levantar la cabeza y con los ojos inyectados de sangre, volteó a donde estaba la gente y tomando aliento hasta por las orejas, gritó:
¡¡¡ El que me toque el venado lo mato!!!

REFLEXIÓN
Para valorar el esfuerzo ajeno y respetar el trabajo de los demás, todos debemos aprender a "cargar el venado".

Hoy muchos tienen riquezas, empresas, comodidades porque durante años cargaron muchos venados para llegar a donde están hoy, y muchos otros, como Veronica la del cuento, siempre esperan cual hienas a que llegue el familiar, el vecino, el amigo, el conocido, el desconocido con el venado a cuestas para caerle y desgarrar lo, sin importar el esfuerzo que les ha costado conseguirlo.
La experiencia adquirida con el paso de los años nos va ha enseñar que solo se valora aquello que se ha adquirido, como resultado de nuestro arduo trabajo, que sólo cuidamos aquello que nos ha costado esfuerzo, sudor, lagrimas, sacrificio, y hasta penalidades, no codiciemos los bienes ajenos.
Ireth Isildr, 27/08/2015; 22:25

17 ago. 2015

COMO SE PIDE CHUMBEQUE


Tarde de lonche, y el hambre que llama a tomar una taza con leche, con su pizca de café y un dulce, pero el dulce debe ser algo de casa, algo de amor, y hoy lo tome con "chumbeque"; esto me remonta a mi Talara, a la casa de madera en alto, a esa casa de fachada verde esperanza, de interiores blanco humo, de cuartos color crema, de piso reluciente a base de pasar el estropajo con petróleo después de barrerlo, de la cocina pintada con pintura anticorrosiva color plomo donde estaba el mechero y cocina, y el resto de las paredes color arena.
Hoy me parecía escuchar a mi mamita diciéndome -mi Patichita hoy no hay siesta, hoy vamos hacer chumbeques, y deben estar listos para el lonche-, todo había empezado el día anterior, porque mi mamita era una mujer muy organizada, ella sin necesidad de agendas sabia como iba a trabajar cada hora del día. Así que vamos a compartir algo dulce de mi niñez...
- Harina de trigo. 
- Manteca vegetal. 
- Bicarbonato de sodio (para la masa, no polvo de hornear).
- Agua.
- Palillo.
- Dos plumas de azafrán o pizca de ají colorado en polvo. 
- Canela en polvo.
- Dulce de atado.
- Jugo de limón.
- Clavo de olor.
- Raja de canela.
- Hoja de higo (para realzar el sabor)
- Amor, risas, mucho punche, y bastante paciencia.
Esos son los ingredientes de este rico dulce, que parece un turrón, pero es más sencillo, en cuerpo y preparación.
Ya con todos los ingredientes, mi mamita me ponía mi delantal, y ella los hacia de las camisas sin uso de mis tíos, primos, mi mamita jamás botó nada, solo botó lo que no servía, - manos a la obra mi Patichita; era el momento de jalar mi banco cerca de la cocina, pero no tan cerca para no quemarme, pero si para ver a una distancia prudente como mi mamita derretía la manteca, una vez agüita, la llevaba al centro de una corona hecha con la harina, ahí con sumo cuidado se va integrando la harina, la manteca derretida, el agua con el palillo y bicarbonato disuelto, una vez lograda una masa homogénea se abriga en una tela humedad por un espacio de una hora, quienes deseen pueden ponerla a refrigerar pero está vez cubierta o envuelta en una bolsa plástica bien limpia.
Mientras nuestra masa reposa vamos ahora a preparar la miel, se pone en una olla el agua, el dulce de atado, el clavo de olor, la canela, la hoja de higo, y el jugo del limón, se mueve con mucha paciencia, hasta que empiece el dulce de atado a disolver. Su perfume es tan delicioso, el olor que se compenetran como una charla de amigos, así de afables son la canela, el clavo de olor, el limón, la hojita de higo, y el dulce y portentoso "dulce de atado"; sabremos que nuestra almíbar esta en su punto, cuando veamos el fondo de la olla. Este almíbar debemos prepararlo a fuego bien lento, lento.
Ya pasada la hora volvemos a tomar nuestra masa, con una botella (rodillo) la estirábamos y sacábamos tres hermosos rectángulos, cada uno del grosor de un dedo, estas se ponían en latas  para hornear, y antes de ponerlas, venía mi diversión con un trinche me ponía a pinchar toda la masa estirada y puesta en las latas, eso se hace para que no se infle por ningún lado la masita que servirá de cuerpo de nuestro "Chumbeque", es algo de menos de la eternidad que demora en cocer, de tiempos ahora sé pero en ese entonces yo decía que la masa en el horno llevaba siglos en estar, ya cocida la masa se mantenía una de las masas en la lata, con el almíbar aun tibio (no caliente) se bañaba una a una de las placas, luego se montaba una tras otra, quedando "masa, almíbar, canela espolvoreada, masa, almíbar, canela espolvoreada, masa", listo ahora si a tomar un cuchillo bien afilado para hacer los rectángulos para poder tomar el lonche.
La hora del lonche en casa de mi mamita era disfrutar alguna delicia y una charla amena, mi mamita me contó que este dulce nació en Piura en la provincia de Sullana, en una esquina de un barrio de Obreros, y nació porque en esa esquina siempre habían gavilanes en el tendedero (malhechores), y el dueño de casa un panadero ya hastiado de estos mozos, un día dijo esto se pone de color hormiga, cada tarde era un asalto, así que se dijo, - vamos a endulzar la vida de estos mozos- y así lo hizo, cuando dio a probar este dulce, uno de los jovenzuelos dijo - Esto está como se pide Chumbeque, y ahí nació el delicioso "Chumbeque".
Feliz tarde, y que su lonche sea tan grato como los míos en mi niñez.
Ireth Isildr, 17 Agosto 2015, 18:34.

15 ago. 2015

COMO TÚ


Pasaron los años a tu lado
algunos pocos felices
algunos pocos llenos de locura,
algunos pocos llenos de amor y ternura,
algunos pocos llenos de proyectos,
algunos pocos llenos de dialogo,
algunos pocos llenos de risas.

Y fue ahí que me di cuenta
que me habías destruido
me destruiste al robar un beso
me destruiste al no hablar con la verdad
me destruiste al callar siempre,
me destruiste al ser desleal,
me destruiste al ir con una y otra mujer
me destruiste al meter entre tus sabanas
a una mujer que le permitiste pisara la casa,
la casa que habitaba yo,
la casa que pensé que era mía,
la casa que soñé era mi fuerte,
la casa que idealicé como nuestras.

Y fue ahí cuando me di cuenta 
que te fuiste sin haberte ido,
que te quedaste estando ausente,
que te fuiste sin haber salido de mi vida,
que te quedaste en mi vida sin ser parte de ella,
que te fuiste desde el día que amaste a otra mujer
que te fuiste y no tuviste el valor de decir hasta nunca,
que te fuiste en alma, más tu cuerpo se quedo
se quedo en cuatro paredes que eran tu prisión,
que me hiciste tu victimaria, sin saberlo.

Y fue ahí cuando me di cuenta 
que yo ya no era nada,
que todos esos años de lucha...ya no valían nada,
que todo el tiempo de esperanza...ya había fenecido,
que todo el tiempo de llanto...no había sanado heridas,
que todo el tiempo de buscar la verdad...había sido en vano.

Y fue ahí cuando me di cuenta
que me hiciste mala,
me hiciste igual como tu.

Y fue ahí cuando me di cuenta
que mi rabia era contra mí.
que no tenía nada contra ti,
que la rabia, el enojo
era por haber creído,
por haber dado,
por haber entregado todo,
por haber disparado pólvora a un ave de rapiña,
fue ahí cuando sentí mi libertad
porque como dijeras
es por el bien de la salud mental.

Y fue ahí cuando me di cuenta
que yo no era como tu,
yo soy simplemente
igual a MI.
Ireth Isildr, 15/8/15; 21:37





7 ago. 2015

PERVERSIDAD


NO escuches al corazón
porque este es perverso
te hace mirar a la persona equivocada
a esa que arrancara lagrimas en tu vida,
el corazón te hará mirar con desdén
a la persona indicada,
lo veras como tu hombro donde llorar
lo veras como el amigo
lo veras como al que no podrás amar.

NO escuches al corazón 
porque en su perversidad
te llevará a vivir
penurias,
desdén, 
soledad, 
amargura,
infidelidad,
deslealtad,
hará de tu vida
un ramo de rosas lleno de espinas.

NO escuches al corazón
porque en su soberbia
te hará perder la razón
esa razón que te sirve
para ver tu valor,
no perder tu alegría,
sacar tu empuje,
fijar nuevas metas,
ser feliz dentro de ti.

NO escuches al corazón
porque es perverso
y te deja solo 
en la inmensa compañía
del ser equivocado.

NO escuches al corazón...
Ireth Isildr, 07/08/17; 20:50

12 jul. 2015

PASTEL DE PAPA




Hoy siento mi paladar tan lleno de sabores, y solo con recordar uno de los platos exquisitos y fáciles que preparaba mi “mamita” cada vez que había alguna festividad en el colegio CEN 15512 o Sagrado Corazón de Jesús (como se llamaba por esos años 1975 - 1980), recuerdo al profesor Fredy Valiente; él era un maestro de mi escuelita, lo recuerdo de mediana estatura, delgado; creo que era así porque él era el profesor de educación psicomotriz, de cabello negro ralo…  diciendo -comadrita ya se viene la festividad y la esperamos con su fuente-, esas palabras era un deleite en mis oídos y paladar ya sabía que habría que ir a la parada por los insumos:
Papas blancas, huevos, queso fresco de cabra, mantequilla, sal, pimienta, comino, carne de tapa para cortarla en pequeños trozos, pasas, aceítunas, ají amarillo, ají panca (estos ajíes los llevaríamos al batán para moler), aceite, cebolla, culantro.
Cuando ya teníamos todo era hora de desempolvar la fuente enlosada blanca de filos azules, intacta para las ocasiones de festividad, en el fondo iba siempre pintado el nombre de nosotros los alumnos y el año de educación que cursábamos, sea el de mi primo Jorge o el mío, a mí me gustaba que fuera el mío porque era el plato que siempre ganaba, pero mi mamita era justa, siempre turnaba sus platos, un año era el ganador mi primo, otro yo.
Con todos esos ingredientes se daba inicio a la preparación se ponía a sancochar las papas, una vez listas se pelaban, se pasan por el prensador, en una tinaja se iba poniendo la papa ya prensada y se le ponía un poco de mantequilla, sal, ají amarillo molido en el batán, comino, pimienta, todo esto se amasaba suavemente para luego poner en la fuente; a mi me encantaba amasar la papa, porque era deliciosa la sensación de mezclar todo ello, y muy aparte porque aprovechaba para llevarme un bocado a la boca, mientras yo amasaba la papa, mi mamita estaba en la cocina con su sartén poniendo la cebolla picada, los ajos, la carne picada y sazonada, el ají panca para dar color, a cocinar, ante de bajarlo se le agregaba culantro finamente picado; una vez que ya esto estaba mi mamita daba inicio al armado, su fuente iba impregnada de mantequilla, sobre ello una porción de papa estirada, encima el relleno que era la carne picada, se agregaba tajos de huevo duro, pasas, aceitunas (sin la pepa), todo ello se estiraba y encima iba otra vez la masa de papa estirada, ahí se ponía nuevamente mantequilla, el queso fresco de cabra rallado, esto iba al horno para que dore la papa, una vez puesto ahí el perfume era tan delicioso, una vez dorado, se sacaba, se ponía a enfriar y se llevaba al colegio para su aprobación y su venta, siempre los platos que hacia mi mamita eran los más esperados y los primeros en terminar.
Por eso me gusta el mes de Julio porque para mí es mes de amor, de camaradería, de encuentro con mis raíces, que viva el Perú, porque mi patria es más que un simple plato de comida.
Ireth Isildr, 12 de Julio del 2015; 16:13

8 abr. 2015

SEMANA SANTA


En mi ciudad natal Talara para los creyentes en Dios, empezamos nuestra Semana Santa el Miércoles de ceniza, esa fecha marca el inicio de 40 días de reflexión, penitencia, recojo, pero también de sabores, olores, colores, ¡si! el Miércoles de Ceniza donde vamos a misa para que nos coloquen la ceniza con la oración -Concédenos, Señor, el perdón y haznos pasar del pecado a la gracia y de la muerte a la vida, recuerda que polvo eres y en polvo te convertirás, arrepiéntete y cree en el Evangelio- está oración nos hace saber que un día al polvo volveremos. 
Ese día en nuestras casas se da paso a la comida con pescado, porque hay que guardar ayuno, abstinencia de carne, mi mamita solía acudir al mercado a comprar sus cabrillas, meros, o pejes para hacer la boda; para lo cual usaba: maíz pelado sancochado, un aderezo hecho de ají amarillo, ajos, cebolla finamente picado (casi molido), sal, nuez moscada, comino, pan remojado, leche, queso, todo esto lo ponía a soasar, hasta que llegara a un punto como caramelo, una vez ello, lo molía en su batán, esto quedaba como una crema, lo llevaba a la olla donde había un caldo que había sido obtenido de las cabezas del pescado, lo ponía, agregaba el pan bien desmenuzado y movía para que no forme grumos, una vez que tomaba el punto, agregaba un poco de leche, la nuez moscada, y desmenuzaba un pedazo de queso de cabra, lo bajaba del fuego, y pasaba a poner la mesa, a servir ese rico potaje, en el plato colocaba a un lado el mote de maíz pelado, a su lado el pescado pasado por agua caliente, y sobre el esa salsa hecha entre el batan y el fuego, le espolvoreaba culantro finamente picado, y era hora de empezar a degustar.
Este plato marcaba el inicio de mi Semana Santa, luego vendría la comida de los 7 Viernes Santos, que es la Mala rabia, un plato a base de plátanos bien maduros, de esos que están por botar, queso de cabra, cebolla, pasas, aceitunas, su preparación era otro festín de perfumes, colores; mi mamita cortaba las cebollas en juliana finas, ponía a sancochar los plátanos maduros, una vez sancochados los sacaba de su cascará, los ponía en el ahogo de aderezo a base de cebolla, aceite con hachote, los migaba, y agregaba el queso de cabra desmenuzado, mi mamita le ponía pasas, y aceitunas; este plato lo servia con arroz blanco, menestra de pallares, y un pasado por agua caliente con su respectivo encebollado, y para asentar esta delicia nos daba chicha de maní que su perfume mezclado con la canela y el clavo de olor mmmmmmmmmm aun cierro los ojos y siento ese perfume como si fuera ayer.


Y como no recordar el día de Viernes Santos, para ello yo sabía porque el Jueves ya nos había llevado a misa a ver el lavatorio de pies, orar en el Monumento del Santísimo Sacramento del Altar, ahí ya mis papilas gustativas y mi olfato se alineaba, porque sabia que al día siguiente habría 7 potajes, entre sal y dulce, entre sólido y líquido, yo creo que mi mamita me enseño amar a Dios a través de la comida y bebida, porque ella me decía quien cocina con alegría y amor, no solo alimenta el cuerpo, sino que sana al alma, hoy paso el tiempo y en mi retina esta aún esa cocina de fierro sobre un muro de ladrillo y cemento, pintada de color plomo, con fuego todo el día, Semana Santa para mi es acompañar a Cristo en su dolor, es alimentar mi alma, limpiar mi conciencia, y tomar fortaleza para la siguiente año.
Llegaba la fiesta principal la Pascua de Resurrección, ir a misa a las 5.00 am para ver a Cristo Resucitado, luego venir a casa a tomar desayuno que era leche de cabra, con chocolate, una carne seca acompañada de yucas, plátanos verdes todo esto asado, encima iba acompañado de un encebollado. Ese día era dulce, mi mamita había trabajado desde la noche anterior haciendo natillas me daba a moler en el batán una cucharada de arroz lavado y bien seco, ese sería el que daría el espesor a la leche de cabra o vaca, puesta con canela, y chancaca una vez que hervía ello, mi mamita ponía el arroz bien molido casi hecho polvo, para que con un suave movimiento este tomara punto, el Domingo de Pascua mi mamita nos daba este dulce acompañado de una tajada de queso de cabra, y un vaso de leche, en ese entonces en mi ciudad natal no sabíamos que eran los huevos de pascua, eran los dulces de casa que con amor nos daban.
Una Feliz Pascua de Resurrección, ya otro día volveré para contarles algo que me olvide, el día de Judas, ay ese día si dolía todo, pero luego les contaré.


Ireth Isildr, 8/4/15; 0:40


19 mar. 2015

OLIENDO A TI


Hoy desperté oliendo a ti,
con el sabor de tus labios,
con tu piel cubriendo la mía
muy a pesar de tu silencio
sé que vives en mí,
tengo aun la esperanza
esperanza de escuchar de nuevo tu voz
esperanza de leer tus letras,
esperanza de ver tu sonrisa,
esperanza de recibir tan solo
tan solo un beso,
un beso en la mejilla...
que perdure hasta más allá de la eternidad.

Hoy desperté con tu perfume,
con tu imagen,
con tu sonrisa,
con tu perfume,
con tu pañuelo,
con tu presencia,
y al abrir los ojos
no estabas ahí,
hoy solo me queda vivir
vivir intensamente mi sueño,
verte en el cada día
que desees visitar 
mis nubes etéreas,
esas nubes donde
puedo amarte sin restricciones,
sin pudor, 
sin ocultar 
ese Te Amo que aun guardo
te amo intensamente 
como el fuego del sol.
Ireth Isildr, 19/03/15; 16:10

16 mar. 2015

FELIZ 59 ANIVERSARIO TALARA




 Talara es una ciudad del Nor-Oeste del Perú, capital del Distrito de Pariñas y de la provincia homónima en el departamento de Piura, está situada a orillas del Océano Pacífico, es apodada como la Perla del Pacífico o La Ciudad Jardín.
El territorio que hoy ocupa Talara, fue ocupada por los PARIÑAS, en su inició fue un bosque de manglares, algarrobos, sapotes y pastizales que crecían desde la quebrada Fernández (Máncora) hasta los barrancos de Amotape (Sullana) con la presencia de pequeños grupos humanos los que se dedicaban a la pesa y recolección de frutos silvestres, los PARIÑAS eran grandes pescadores y con el devenir del tiempo fueron descubriendo al mar con todos sus secretos, los vientos, la luna, y las estrellas esto los convirtió en grandes hombres de mar.
Los PARIÑAS tuvierón su "curaca", él actuaba como un rey independiente y sin sujeción a ninguna clase social, política, religiosa, económica, era tan igual como sucedía con los amotapes, poechos, colanes, ellos no evolucionaron políticamente para fusionarse, ni tampoco imponerse unos a otros. Ya con la llegada de los Españoles se da inicio a la repartición de las tierras formándose las haciendas de "Máncora" y "La Brea y Pariñas", en el sitio donde ahora está la ciudad de Talara, no existía población alguna, al iniciarse la República es en el censo de 1876 figura un pequeña villa con únicamente 11 habitantes que correspondían a la hacienda de Pariñas que comprendía para esa fecha al distrito de Amotape.
Poco tiempo después de iniciado el S.XX Talara era aun una aldea dedicada a la pesca, y otros menesteres sin mayor importancia; es hasta la llegada de los norteamericanos donde la ciudad de Talara inicia su evolución a merced de su riqueza petrolera que la encumbró.
Talara inicia la construcción de viviendas de madera pintadas de blanco, con calles bien ordenadas, su gente sencilla, honesta, trabajadora. 
Es en 1914 cuando la empresa London Pacific Petroleum Co., transfiere la concesión de sus yacimientos pretroleros a la Internacional Petroleun Company "I.P.Co", está mencionada empresa procedió entonces a la construcción de una ciudad con casas de madera, surgiendo así el primer modelo de ciudad, Talara ciudad petrolera donde sus casas estaban equipadas con gas, cocina, luz eléctrica, concebidas dentro de un plan urbanístico que incluía anchas avenidas, totalmente asfaltadas, el alumbramiento público se hacia por medio de mechones de gas que eran encendidos al llegar la noche.
Ya para el año 1920 Talara contaba con unos 4,000 habitantes de los cuales 1,500 eran trabajadores petroleros.
Por el año 1945 la ciudad de Talara se llegó a componer en tres zonas urbanas, estas zonas muy bien demarcadas como lo es la parte alta, a las laderas del morro Talara estaba destinada para los jefes y directivos extranjeros de la empresa I.P.Co conocida como Punta Arenas, el ingreso a está zona estaba prohibida, para aquel que no fuera morador de la misma, luego venía la zona llamada Planta Baja, destinada a funcionarios y empleados peruanos, y la tercera era el barrio de los obreros, compuesto por canchones de madera, colocados sobre pilotes que disponían de servicio de alcantarillado, agua, energía eléctrica, y gas durante las 24 horas. 
Es en 1950 donde se da inicio a una nueva construcción de la ciudad que finalizaría en 1954 como toda ciudad en expansión al momento de su terminación Talara ya necesitaba de más áreas habitacionales, para dar alojo a pescadores que ocuparían la zona hoy llamada San Pedro, ahí se construye el muelle de Talara.
En el año 1951 aparecía al Este de San Pedro el primer barrio marginal al que se llamó Leticia.
Es mediante ley Nº 12649 que se aprobará el 31 de Enero de 1956 y fue promulgada el "16 de Marzo de 1956 donde se da la Creación a la Provincia de Talara con su capital Talara en el Departamento de Piura".

Cómo nace el nombre de Talara: Existen diversas versiones que intentan explicar su nombre.
- Una dice que un noble español castillejo de Talara, de procedencia Andaluz, fue favorecido con la encomienda en estos lares y decidió denominar con su apellido "Talara".
- Otra versión posible data de la época en que este lugar era un bosque de Algarrobos, donde se iba a talar, siendo la principal actividad de los antiguos pobladores de la zona, decían "Vamos a Talar" que finalmente según está teoría terminaría siendo "Vamos a Talara"
- Y otra es que en la época de la IPCo el encargado de reclutar el personal para dicha empresa petrolera era el Sr. Lara, y cuando la gente iba donde él a buscar trabajo, se decía "pregunta por un tal Lara".
- Se cuenta que al empezar la conquista llegó a las costas peruanas un buque trayendo a los que serian los primeros habitantes de la zona quebrada Pariñas, este buque tenía como nombre el de la ciudad castillesca de donde había zarpado, que era la ciudad de Talara, por ende se tomo ese nombre para está nueva ciudad norteña.

Cuatro bellas versiones del nombre de tan hermosa ciudad que es bañada por el Oceano Pacífico, como dice un vals "quien no conoce Talara no podrá decir entonces que conoce el gran Perú".









Ireth Isildr, 16/3/2015; 19:22.
Fotos de Pedro Luna Farías.

11 mar. 2015

YUNZAS


Carnavales... está fiesta donde se derrocha agua, lisuras, talcos, pintura, barro, betunes, y cuanto halla para ensuciar a la víctima elegida culmina un Martes antes del Miércoles de Ceniza, ahí se dará inicio a esos 40 días donde purgaremos nuestro desbande en dichas fiestas.
En mi natal Talara - Piura nos deleitamos con las Yunzas, las Caravanas de los bandos rojo y verde, es una lucha entre ambos bandos, ese día se rompe amistades, hermandades, todos se dividen, pero tranquilos pasado ese día todos vuelven a los abrazos, los convites; la Yunza se da inicio muy temprano con la banda que recogerá al donante que el año anterior tiro la Yunza, él junto a otros miembros del bando irán al campo a buscar el árbol que se levantara para adornar con múltiples objetos del color del bando, se coloca una bandera en toda la corona del árbol con dinero, aquel que tome la bandera al caer el árbol será quien el próximo año tiene que ser parte del cortejo del corte del nuevo árbol, la banda con sus músicos con sus trajes coloridos, sus pantalones blancos o negros, deleitan las pupilas de los vecinos, van y vienen al son de música, paran y adornan la Yunza al compás de las tonadas de moda, una vez listo, los vecinos se ponen prestos a limpiar la calle, a regar con agua fresca la explanada que servirá como tarima de danza, juegos.
En las horas de la tarde se da inicio al pasacalle cada bando rojo y verde pasaran por las calles con sus carros alegóricos, con sus reinas de carnaval, estas reinas darán en la noche en sus respectivos locales el inicio del baile, donde se recaudara dinero, el bando que más dinero obtenga es ganador del Baile, en la explana están ya las yunzas, la gente danzando a su alrededor van dando con el hacha los golpes para traer abajo al árbol que esta como digo ataviado de muchos objetos y de una bandera con dinero. Es una alegría cuando el árbol cae, los participantes toman el árbol caído lo llevan hasta la puerta del vecino que lo tiro, esa es la señal que en esa casa fue dada por el Ño Carnavalon para que el próximo año pare la nueva Yunza. Terminado ello se da inicio a la quema de los castillos, bombardas y al baile social, donde asistirán las damas con sus vestidos de colores radiantes, y los varones con sus pantalones y camisas muy bien planchadas,  dentro habrán dos conjuntos que darán inicio al baile en un mano a mano, eso quiere decir, que cada conjunto tocara una canción seguida del otro.
Todo sucede de una manera simultanea, la quema de castillos, el baile, claro que la quema de los castillo culminara primero, con la algarabía de saber quien gano, aquel bando que sus castillos no vuelen las coronas o palomas como le llaman será el perdedor.
Los carnavales en mi tierra son de alegría, color, belleza, danza, canto, fraternidad, creo que son tan hermosos como en cualquier parte del mundo, pero los de mi tierra tienen sabor, color, danza y música a Perú.

10 mar. 2015

SIN TI

Mis días sin ti
son solo un eco
que siempre se repite
es como la canción
esa canción sin cesar.

Te busco y no estas,
te escribo y no contestas,
te llamó y me niegas tu voz,
busco tus labios mas no los encuentro,
eres tan lejano como las estrellas
eres como esa estrella que contemplábamos
esa que imaginábamos tomar entre las manos.

Mis días sin ti son solo un eco
un eco en el silencio profundo
tan profundo como un abismo sin fondo.


I.I. 10/03/15. 22:29

21 ene. 2015

CARNAVALES


Día de San Sebastian, o como le decimos San Chabaco, y creo que le llamamos así porque ese día se inician los Carnavales y los chubascos que nos damos, como no recordar esos hermosos tiempos donde el Carnaval era un juego entre amigos, familia, de respeto, alegría.
Por lo general lo jugábamos los fines de Semana, previo acuerdo entre la familia o los amigos del barrio, algunos decían NO, y se respetaba, ellos se quedaban en los corredores a ver como jugábamos entre nosotros, con agua perfumada con colonia, talcos, pintura, ají color, betún.
Nuestra cuadra era cerrada y ya los vecinos sabían era fin de semana hora de la caída del sol, así que por esa calle no había pase, porque la muchachada estaba jugando, a esa muchachada se unía mi tío Rogelio un señor de tez blanca, de cabello ralo, de sonrisa amplia, y de humor muy pero muy bueno, a él jamás hubo pena que lo derrotara, luego estaba mi mamita (abuela materna) ella siempre con sus vestidos con dos bolsillos grandes donde cabía creo de todo, esos bolsillos era como alforjas o saquitos mágicos, estaba también mi padre, don Niky como todos le conocen él es un señor de tez negra, cabello zambo, creo que a él perdíamos tiempo echándole agua porque jamás su cabeza se le mojaba, por ello mi mamita le decía con cariño mi "cabeza mogosa".
Estaban también mis vecinos Navarro un señor gordo y ñato, él fue músico de la FAP un vecino aveces bueno otras malo, creo como todos, pero él lo demostraba, si ese día no deseaba nada nos mandaba a todos a mal sitio.
Y nosotros los chicos... la tensión para empezar a jugar era tal, era como si fuéramos a una guerra, ver quien lanzaba el primer globo, o el primer chorro de agua con el chisguete, pero siempre era mi mamita, que agarraba a mi tío Rogelio (su hijo) y lo mojaba, seguido le llenaba de talco, un talco que venía en una cajita color rojo, de tamaño diminuto, pienso que era ese tamaño para que caviera en el bolsillo de mi abuela... mi tío Rogelio terminaba con sus ralos cabellos como una masa de pan. Ahí la guerra ya había sido declarada, se empezaba con -Niky me permites un carnavalito-, y mi padre ni corto ni perezoso respondía - SI-, pero un sí venía acompañado de un baldaso de agua, se escuchaban las risas de los que no participaban del juego, y los gritos cógelo, cógelo... porque aquel que lanzaba agua se echaba a correr, era un juego que se convertía en maratón, si porque debíamos correr para atrapar al que nos había lanzado el agua,  y eso si a la hora que lo cogíamos uuuuuuuu pobre de él, terminaba hecho un desastre, mojado, pintado, enharinado, era un grito de guerra al ver al derrotado.
Una vez todos los que habíamos jugado estábamos como hombres de guerra camuflados, nadie sabia quien estaba detrás de toda esa mezcla de talco, pintura, betún, anilina, agua. Sólo se sentía las risas de los chicos y el salud de los adultos, una vez terminado el juego, cada quien a su casa para limpiarse, cambiarse, ir a misa de San Sebastian, y luego a sentarnos en la frontera de la casa para conversar todo lo vivido en ese día, como no tener grandes amigos, si a pesar de la distancia y el tiempo, uno aun les recuerda.
Hoy se da inicio a los carnavales, así que mis amigos - Me permiten un carnavalito.

11 ene. 2015

INFIDELIDAD!!!



Nada queda de ti,
tu leve recuerdo se perdió,
se perdió en los confines del mar
se hundió el abismo de mis lágrimas...
tu recuerdo se lo trago…
el monstruo de la tristeza.
Hoy solo queda los mares de dolor
elevo mi voz al creador
para que ponga bálsamo de amor
en esas profundas heridas
que quedaron de esta luchar de amar
y no ser correspondida.
Tu amor no tiene ni lugar
en los fúnebres lugares que anduve
de la mano contigo,
hoy todo ello se volvió arena…
ni los huesos tuyos ni míos,
se enterraran juntos.
Hoy no siento dolor, ni desprecio,
solo siento un gran vacío,
un vacío difícil de comprender.
Tu amante de turno hoy tiene
el triunfo, pero no sabe
las lagrima que derramara mañana,
si mañana cuando la cambies.
Hoy me perdí en el inmenso mar
entre el dolor,
entre el hastío,
entre las lágrimas duras,
entre el corazón vacío,
entre la desesperanza de haber perdido.
Fácil de comprender, amante vacío,
contigo solo perdí la vida,
el tiempo,
más comprendo que aun yo vivo
hoy tu has muerto,
hoy tu has perdido la batalla de verme morir,
pues ese gusto no te lo daré,
mis heridas sanarán,
llegará el amor,
llegaré a tierra, ya navegue
hasta el hastío,
a ti te dejo en el mar, y yo
en rumbó a tierra  
donde naciera esta infamia
que llamaras amor,
y solo fue llanto e infidelidad,
la maldad mas grande
que se diera en la tierra!.
Ireth Isildr, 11/01/15: 18:28.

1 ene. 2015

REVOLVIENDO TACHOS


Caminando las calles de la ciudad había un pobre hombre que no solo se había quedado sin trabajo, sino que tampoco tenia nada que comer. Se sentía profundamente humillado pero como no tenia otro recurso decidió recorrer los tachos porque parecía que lo que a él tanto le faltaba, a otros le sobraba hasta para botar. 

Comenzó muy de madrugada su recorrida porque no tenia ganas de que lo vieran, y además, porque había que llegar antes que los camiones de la municipalidad.
Destapó uno de los tacho y sintió la repugnancia de tener que revolver allí
para conseguir un pedazo de pan o media fruta para comer ese día. 

Casi con asco fue seleccionando lo poco aprovechable que lograba sacar y lo fue guardando en su bolso: media galleta a la que rebano la parte mordida, una manzana de la que separo lo podrido, un corazón de repollo del que tiro las
hojas marchitas de afuera.

Poco a poco y tacho a tacho fue equipando el bolso, dejando detrás suyo y frente a cada parada un reguero de desperdicios que ni siquiera quería volver a
tocar para devolverlos al tacho. 

En una de esas, al mirar para atrás vio que tenía un testigo inesperado.
Alguien lo seguía: otro pobre hombre peor vestido que él mismo recorría los
mismos tachos de basura, recogiendo en una bolsita de plástico muchas de las cosas que él había botado.

Lo que él había considerado inservible, a un hermano suyo le serviría ese día
como alimento. Se sintió tan inmensamente conmovido al comprobar lo que estaba
sucediendo que, sin pensarlo dos veces, retrocedió y abriendo su bolso le entrego al otro mendigo la mitad de lo que había juntado.

Y al compartir ese poco que tenia se sintió enormemente rico. 

Y mientras regresaba feliz a su casilla, miraba con compasión a todos los
satisfechos que pasaban mientras se repetía su descubrimiento:  ¡Pobres!
¡Pobres son los que no saben compartir!