29 jun. 2016

San Pedro y San Pablo


Hoy en todos los puertos del mundo se celebra a los Santos de la pesca, a San Pedro y San Pablo; en mi ciudad natal Talara (Piura) en el Puerto de San Pedro y San Pablo se celebra con mucha algarabía esta fiesta a los santos patrones, todo inicia el día anterior con las regatas, que son competencias de las embarcaciones que parten de la orilla hasta la línea azul (es esa línea que se ve desde la orilla donde pareciera que la mar se pierde), también hay competencia de nado a este se presentan los pescadores más recios porque igualmente deben nadar desde la orilla hasta la línea azul. En mi familia existe un campeón de dicha competencia fue mi tío Julio Pozo Aldana, un hombre de gran porte, robusto, de serio carácter, pero de un corazón de mantequilla; yo recuerdo que al inicio le temía mucho por su rostro siempre adusto, pero esto acabó cuando vi que me traía dulces, o alguna prenda de vestir que mi tía Vilma (su esposa) me enviaba; hoy él ya goza de Dios, pero lo recuerdo mucho.
Volviendo a la fiesta, todo esto de las regatas es en la mañana y tarde, ya por la noche se da el baile, la quema de castillos en la plaza central donde la fiesta es precedida por los santos patrones, toda la fiesta es amenizada no solo una orquesta, sino varios grupos musicales de la comunidad que dan su homenaje, todo este día de serenata termina con la quema del castillo.
En el día central se inicia muy temprano con las camaretas del alba, eso nos invita a despertar, cambiarnos e ir a misa, porque luego de ello serán llevados los santos patrones en procesión por la mar, para que bendiga nuestras aguas y nos de un año de abundante pesca, y 
sobre todo pedimos la protección para nuestros pescadores, que cuando se hagan a la mar no encuentren, ni escuchen a los encantos y vuelvan a casa siempre con pescadito y con salud. Una vez que los santos San Pedro y San Pablo están en las orillas de la mar, son embarcados en los botes que han sido debidamente acondicionados para esta procesión, son acompañados por los patronos de dichos botes, y la autoridad máxima del sindicato de pescadores, una vez dados a la mar, son seguidos por otras embarcaciones donde van fieles acompañantes la procesión; en alta mar siempre hay una embarcación de la Marina donde se encuentra el Almirante que dará los honores a ambos Santos y lanzara a la mar vistosas coronas de flores en devoto homenaje. Así transcurre el día, entre la mar, arena y sol.
Muy aparte, en la casa de los mayordomos, se encuentran unas mujeres laborando para el día central. Mientras los otros disfrutan ellas van preparando las cosas para el almuerzo que ofrecerán: será un plato típico llamado Boda, un potaje a base de pescado, mote, ají. Comparto aquí la receta para que nadie se pierda de disfrutar la delicia de una Boda...











INGREDIENTES
Para el pavor
- zanahoria
- apio
- culantro
- cebolla
- romero
- tomate
- poro
- hojas de laurel
- dientes de ajo entero
- granos de pimienta
- pescado 
- sal
Para el Ají
- harina
- mantequilla
- cebolla
- ajos
- ají mirasol
- ají amarillo
- leche
- sal, pimienta y comino al gusto
Para servir
- mote sanchochado
Preparación del pescado al pavor:
Poner en una olla con agua, sal y agregar zanahoria, culantro, poro, hojas de laurel, apio, dientes de ajo entero, pimienta entera, romero cebolla, una vez que esto empieza a hervir colocar el pescado previamente cortado en trozos generosos sobre una rejilla donde se cocinara al pavor, el pescado solo estará sazonado con sal marina. Una vez sancochado el pescado se guarda para la hora de servir.
Preparación del ají:
Se pica la cebolla en cuadros lo más menudo que se pueda, se pican los ajos finamente y bien menudos, se pone en una olla a dorar ambos, junto con la mantequilla, el fuego debe ser lento para que no se quemen, una vez acaramelados se agrega las pastas de ají mirasol, ají amarillo, se coloca una pizca generosa de comino, pimienta, sal al gusto, y se remueve hasta ver que dore suavemente, ahí se agrega en forma de chorro la leche y sin dejar de mover para evitar que se hagan grumos, una vez que vemos una pasta suave, ligera, apagamos el fuego y vamos a servir de la siguiente manera: el mote previamente sanchochado y sin picos, se pone el pescado que hicimos al pavor, y agregamos la salsa de ajíes, lo decoramos  y con un buen apetito, y a comer se ha dicho; yo ya tengo la boca hecha agua de recordar aquel plato tan delicioso y sobre todo tener la imagen de la señora Asunción Panta, que en aquellos tiempos preparaba esta boda hmmmmm como para dioses. Espero que les haya gustado mi boda, plato típico que ya se va perdiendo en el tiempo, los dejo, hasta el próximo recuerdo.